Subscríbete

domingo, 3 de noviembre de 2013

¿Envejecemos bien?

Es muy conocido el aumento de la expectativa de vida en el mundo, sobre todo en Occidente, aunque su duración se mantiene en unos 120 años. Son muchas las voces que han ido surgiendo para ayudarnos a envejecer mejor, es decir a tener menos enfermedades, ser más autónomos y sentirnos más contentos con el inevitable destino de los humanos. Ya no está de moda tratar la vejez de enfermedad. Ahora los mayores, si siguen algunos preceptos, pueden disfrutar de su paso por la Tierra hasta el final. El cerebro, este gran desconocido, es el punto donde se concentra todo; por ello mantener su plasticidad será fundamental Comencemos por mirar la vejez como un logro, no como un problema. Tomemos conciencia de las nuevas dificultades como la disminución de la capacidad de adaptación o el enlentecimiento de las funciones vitales. ¡Activémonos! Antes hemos de considerar algunos puntos. La función mental está en el circuito y depende de las conexiones y los cambios que allí se produzcan. Disponemos de 100 000 millones de neuronas capaces de crear billones de estas conexiones y el cerebro reacciona en seguida si se le entrena. Recordemos la cita inglesa: “Use it or lose it”, que nos avisa de que las habilidades que no utilicemos se perderán para siempre (las neuronas se desconectan en la zona afectada). El cerebro es un órgano social, o sea que no sólo hablamos de lo que nos viene dado por genética, sino de enriquecimiento ambiental. ¿Qué podemos hacer? Evitar la enfermedad (dieta sana, no tóxicos...), hacer ejercicio (constante y moderado), tener actividades intelectuales (lectura, tertulias, conferencias, exposiciones), mantenerse incluido en la sociedad (relaciones, actos sociales, amigos, familia), disfrutar de las cosas (conversación, sexo). No se puede asegurar que, si lo seguimos todo al pie de la letra, vivamos más años. Lo que es seguro es que viviremos mejor y envejeceremos como seres independientes e integrados en la sociedad.