Subscríbete

lunes, 29 de agosto de 2016

Alzheimer: ¿avanzamos?

A todos nos gustaría envejecer con normalidad. Por este motivo pensar que podemos hacerlo de forma anómala, por ejemplo padeciendo un Alzheimer, nos pone los pelos de punta. Están descritas unas señales de advertencia de esta demencia: cambios de memoria, dificultad para planificar o resolver problemas, dificultad en el desempeño de tareas cotidianas, desorientación de tiempo o lugar, dificultad para comprender imágenes visuales, problemas con el uso de la palabra oral o escrita, colocación de objetos fuera de lugar, pérdida del buen juicio y de la iniciativa, cambio de humor o personalidad.
¿De qué tratamientos disponemos en la actualidad?
La multinacional catalana Grífols ha desarrollado una vacuna, la ABvac40 (en Araclon Biotech), que ha resultado segura y bien tolerada en la fase I, por lo que los ensayos clínicos pasarán a la fase II. Inglaterra, Finlandia y la República Eslovaca están asimismo lanzados a la carrera por una vacuna eficaz.
Hace años que se está trabajando en distintos fármacos. El Solanezumab ya demostró reducir algunos síntomas del Alzheimer inicial. El Anavex 2-73, el Azelarigon, el Xanamem o el Rember son algunos de los más prometedores.  
Las demencias no se pueden prevenir, pero con hábitos saludables es posible disminuir su incidencia o retrasar su aparición: evitar la hipertensión, la diabetes, la obesidad, el colesterol y el tabaco, hacer ejercicio físico regular, mantener el cerebro activo y hacer vida social. Yo añadiría esta frase del investigador Ramón Cacabelos: “La mayor estupidez de nuestra especie es haber convertido a los fármacos en la tercera causa de morbimortalidad”.


lunes, 22 de agosto de 2016

Los otros seres vivos de nuestro cuerpo

Son muchos billones, viven en comunidad formando ecosistemas y compartiendo nuestro cuerpo, donde funcionan como un órgano más. A pesar de su número abrumador, la totalidad representa solo del 1 al 3% de la masa corporal y su peso de conjunto ronda los 1.400 gramos. Hablamos de la microbiota, formada por microorganismos, la mayoría beneficiosos casi siempre, que juegan un importante papel en enfermedades tan comunes como la diabetes, la artritis reumatoide, la fibromialgia o algunos cánceres. Aunque cueste de creer, estos microorganismos que nos colonizan son tres veces más numerosos que nuestras células y suelen habitar la piel, la boca, el tracto digestivo y la vagina.
A finales de los noventa se vio que la microbiota intestinal, que contiene una multitud de especies bacterianas, era de suma importancia para fortalecer el sistema inmunitario. Asimismo se observó su déficit en algunos tipos de obesidad, en enfermedades alérgicas de las vías aéreas y en otras de transmisión neurológica, entre otras.

Como norma, si las distintas comunidades de microbiota están en equilibrio, la persona gozará de mejor salud. Para ello ha demostrado ser eficaz la toma de alimentos probióticos como el yogur natural, el kéfir o el chucrut.  
(Foto de www.todossomosuno.com.mx)

jueves, 18 de agosto de 2016

Inmunoterapia contra el cáncer

El mejor conocimiento del cáncer y de la inmunología ha dado sus frutos en una herramienta esperanzadora para su tratamiento: la inmunoterapia.
Con ella se pretende controlar el crecimiento tumoral con menos efectos secundarios que usando quimioterapia. Se utilizan sustancias producidas por el cuerpo del enfermo o fabricadas en un laboratorio; la finalidad es mejorar o restaurar la función del sistema inmunitario para impedir que el cáncer se disemine y destruir células cancerosas. Sus beneficios dependerán, como siempre, del tipo de cáncer, del estadio de la enfermedad y del estado de salud general del paciente.
Aún falta por saber por qué la inmunoterapia funciona en algunos enfermos y no en otros que tienen el mismo tipo de cáncer. Una buena noticia es la comercialización de una vacuna, la sipuleucel-T, para el cáncer de próstata metastásico. Se intenta así detener (o demorar) el crecimiento de las células malignas, reducir el tumor y prevenir recidivas.

De momento la inmunoterapia es una opción más en el plan de tratamiento del cáncer. ¡Una opción con mucho futuro!
(foto libre de Pixabay.com)

martes, 9 de agosto de 2016

Transhumanistas y amortalidad

El ser humano puede hoy intervenir en su propia evolución porque posee los medios para hacerlo. Se trata de no dejar nada al azar y de anticiparse, tomando las riendas de aquello que le atañe en todas las áreas posibles, intentando por encima de todo mantener la democracia, impulsar la justicia social para que todos tengan acceso al progreso y evitar los riesgos ligados al mismo: sanitarios, medio ambientales u otros.
Esto es lo que promulgan los transhumanistas, que valoran el progreso en cuanto a que permite vivir más tiempo y con más salud, incrementa las capacidades sensoriales, motrices y cognitivas,  permite ser feliz y más empático y también reducir los riesgos que amenazan a la humanidad.
Los transhumanistas no buscan la inmortalidad, sino la amortalidad, eso es, alargar la vida para poder llevar a cabo todos los proyectos que no caben en un periodo de vida actual. Quieren poder elegir el momento de su muerte. 
Para conseguirlo se preparan para un tipo de vida post humano (con capacidades mentales y físicas que superan las de cualquier humano). ¿Cómo lo conseguirán? Con nanotecnología molecular, ingeniería genética,  inteligencia artificial, terapias anti-envejecimiento, dispositivos neurológicos, vestimenta computerizada…
¿Un ser humano cibernético? Tal vez. ¡Adelante el tecnoprogreso!

 (foto libre de www.foter.com)

lunes, 1 de agosto de 2016

Gafas más allá de la ceguera

Las personas con degeneración macular, retinopatía diabética o atrofia óptica ya pueden ver con unas “gafas” llamadas “esight glasses”. ¿Cómo funcionan?
La cámara incorporada captura todo lo que se está mirando a tiempo real. La información recogida es enviada a una potente computadora que procesa cada píxel de video capturado por la cámara. El video es enviado a las pantallas orgánicas que están ante los ojos del usuario. Este podrá ajustar el color, el contraste, el brillo o el tamaño.
Las “esight glasses” están diseñadas para optimizar lo que queda de visión central de ojo, mientras que también mejoran la visión periférica.
Se cuentan hermosas historias gracias a ellas. Un hombre pudo ver la cara de su mujer por primera vez en diez años…
Un precio prohibitivo de momento: 15.000$, pero la marca ayuda al “crowdfunding”.