Subscríbete

miércoles, 10 de julio de 2013

¿Qué nos apostamos? Pronósticos para China

D. Acemoglu y J.A. Robinson proponen la siguiente teoría acerca del futuro de China: “Puesto que está creciendo bajo instituciones políticas extractivas, su crecimiento no podrá ser sostenido, aunque sus instituciones económicas sean ahora más inclusivas”. -Política y economía extractivas: sólo una élite se aprovecha del poder y los recursos. -Política y economía inclusivas: el poder y los recursos están repartidos. Hoy en día las empresas chinas apoyadas por el Partido Comunista reciben un trato preferencial y tienen carta blanca para despedir personal, expropiar tierras y violar la ley. El control del partido reduce sustancialmente el necesario proceso de destrucción creativa. ¿Por qué funciona? Porque todavía queda mucho por hacer (la renta per cápita es una fracción de la de los EUA) y porque una parte de la población ha mejorado su nivel de vida. Pero el pueblo chino disfruta de poca libertad y casi no participa en el proceso político. No se ve todavía más democracia ni más pluralismo. Incluso el control sobre los medios de comunicación e Internet es absoluto. En el caso de China el proceso de crecimiento basado en la actualización e importación de tecnología extranjera y la exportación de productos de baja gama aún puede durar algún tiempo, pero puede acabar cuando China llegue al nivel de vida de un país de renta media sin que el Partido Comunista y la élite económica cedan poder. ¿Cómo podría evitarse eso? Con una transición a políticas inclusivas antes de agotar su crecimiento con instituciones extractivas. China ha conseguido un buen crecimiento económico, no gracias a sus instituciones políticas extractivas, sino a pesar de ellas. Este éxito se debe a que ha pasado de instituciones económicas extractivas a otras más inclusivas, algo que fue más difícil y no más fácil por culpa de unas instituciones políticas extractivas altamente autoritarias. ¿Y usted qué opina? Cree que China es imparable? ¿O que no?
Por cierto, ayer en el diario Le Monde el representante chino Zheng Yuesheng se quejaba de una reducción drástica en las exportaciones debida a una caída de la demanda exterior.