Subscríbete

domingo, 13 de abril de 2014

Responsabilidad social empresarial

Hace años que las empresas se dieron cuenta de que la manera de hacer negocios repercute en el entorno y que el mundo actual supone retos en el mantenimiento del planeta y responsabilidad en los cambios sociales que puedan provocar por una mala praxis. Hay que convertir los riesgos en oportunidades si se busca un crecimiento sostenible. Los estudios sugieren diez “megafuerzas” que impactarán el mundo de la empresa en los próximos veinte años. La primera afecta directamente las demás.
1-Cambio climático: En un mundo despreocupado de esta cuestión (aún hay quien niega la evidencia), las consecuencias no se harán esperar.
2-Energía-petróleo: La demanda global de energía aumenta a la par que disminuyen las energías fósiles.
3-Recursos materiales: Los países recientemente industrializados incrementan la demanda de un producto que empieza a escasear. Habrá que encontrar materiales sustitutivos o reciclar al máximo.
4-Agua: Hacia el 2013 la demanda de agua superará en un 40% las existencias disponibles. Se prevén grandes disputas por un agua cara y de baja calidad.
5-Crecimiento poblacional: En 2032 seremos 8,4 billones (predicción moderada), con la consiguiente presión sobre los ecosistemas, los recursos en general y el trabajo.
6-Sociedad: La clase media global crecerá un 172% entre 2010 i 2030 (en los países emergentes). Las empresas tendrán que servir ese mercado aún disponiendo de menos recursos.
7-Urbanismo: En 2030 gran parte de Asia y África vivirá en zonas urbanas, que requerirán grandes inversiones en infraestructuras y suministros (agua, luz, transporte, sanidad).
8-Alimentos: Sector muy presionado por el aumento de población, las restricciones de agua y la deforestación. Los precios de la comida habrán subido un 70-90% en 2030.
9-Ecosistemas: Ahora están estresados con tendencia a ir a peor. Se reduce la diversidad y proliferan las especies invasivas.
10-Deforestación: se perderán un 13% de los bosques entre 2005 y 2030 con todo lo que eso comporta para la industria.
      Según Magdalena Zamorano, gerente de sostenibilidad de Endesa, el objetivo de la responsabilidad social empresarial debe ser mejorar la gestión de los riesgos, fomentar la innovación i potenciar la relación con sus grupos de interés; el resto es pura filantropía”.
      Si todos piensan igual, son muy malas noticias que nos conducirán a un futuro de miseria. La sociedad civil debería apoyar a las empresas que tengan en cuenta los diez puntos citados y que luchen para afrontarlos.

(“Sostenibilidad, competitividad e innovación, retos y oportunidades para la responsabilidad social empresarial”, diversos autores, editorial Huygens, 2013)