Subscríbete

lunes, 24 de octubre de 2016

Ovario artificial y reproducción del futuro

El ovario artificial es un órgano de laboratorio similar al de las mujeres en el que se pueden desarrollar ovocitos hasta convertirlos en óvulos maduros. Su utilidad consiste en solucionar problemas reproductivos y estudiar la acción de algunas substancias.
   Ya pueden extraerse óvulos inmaduros de pacientes sometidas a quimio o radioterapia para hacerlos madurar en el ovario artificial y reimplantárselos en un futuro. El equipo de Sandra Carson ha conseguido así suplir la función ovárica en enfermas de cáncer. El proceso no está exento de dificultades: los ovarios solo vuelven a trabajar durante un tiempo y no se certifica que al reimplantar el tejido obtenido no existan células malignas que puedan reactivarse en el cuerpo de la mujer, un grave inconveniente que la Universidad de Brown intenta resolver con el uso de la ingeniería de tejidos en tres dimensiones para la maduración in vitro de ovocitos.
   La ciencia reproductiva avanza a pasos de gigante gracias a las infinitas posibilidades de las células madre, que están en el centro de esa nueva rama de la ciencia que no para de avanzar pese a las consideraciones éticas que plantea. El futuro en este campo prevé niños concebidos con pseudoesperma y gestados en un útero artificial, hijos de un solo progenitor…, dando paso a infinidad de posibilidades para todo tipo de parejas e individuos.
   ¿Cuánto falta para ello? Según la científica Aarathi Prasad, menos de 40 años.